“Yo tengo la formación para salir adelante”

La historia de Don Andrés en los Montes de María.

Enclavado entre las calurosas montañas de los Montes de María, a 11 kilómetros de Cartagena de Indias, se encuentra el Carmen de Bolívar. Un pequeño municipio que a pesar de su aridez, es el hogar de un sinnúmero de agricultores que desde hace décadas se han dedicado a convertirlo en la municipalidad con mayor producción de tabaco en Colombia.

Entre ellos se encuentra Andrés Antonio Luna, de 52 años, un agricultor eternamente enamorado de su esposa Nelcy y sus tres hijos que “en un parpadeo” ya tienen edades entre los 25 y los 29 años. Él cuenta, con una voz seca y seria, que con mucho esfuerzo pudo sacar una pequeña “finquita” adelante en la Vereda Malanoche en el municipio de Carmen de Bolívar, en donde gracias a las capacitaciones entregadas por la Fundación, ha podido cultivar mango, yuca, ajonjolí y tabaco.

“Lo que más me ha llamado la atención ha sido la apicultura. También nos han ayudado con baterías sanitarias y ganadería, además ya sabemos hacer preparaciones de alimentos para animales y trabajar con la inseminación”, relata Don Andrés. 

“Yo tengo la formación para salir adelante. Hemos perdido muchas cosechas por el clima, pero con las capacitaciones hemos ganado y yo estoy muy agradecido con eso. Las oportunidades que he recibido me han ayudado no solo a nivel personal sino profesional”.

 

La vida le ha cambiado. Él mismo relata que el apoyo que le han entregado ha sido muy grande y que a pesar de estar pasando por un golpe tan duro como el cambio climático, que ha acabado con la mayoría de sus cultivos, él se siente muy orgulloso de haber salido adelante por medio de los negocios inclusivos, teniendo un mercado asegurado con el mango, el tabaco y el ajonjolí.

Parece ser una persona de pocas palabras. No pronuncia las ‘eses’ al final de las frases y tampoco demuestra mucho lo que siente, pero a la hora de referirse a sus triunfos personales y sus mayores logros, duda un poco al responder y hace pequeñas pausas como si se estuviera evaluando todo por lo que ha pasado. 

Duda un poco antes de responder y luego resalta, “Yo tengo la formación para salir adelante. Hemos perdido muchas cosechas por el clima, pero con las capacitaciones hemos ganado y yo estoy muy agradecido con eso. Las oportunidades que he recibido me han ayudado no solo a nivel personal sino profesional”.

Crecer en Paz