Segundo aniversario de Crecer en Paz

"Como decía la invitación a este evento, además de agradecer, queremos RECAPITULAR:

La Fundación Crecer en Paz nació como una iniciativa del grupo Argos al cambiar la orientación productiva y comercial de su actividad forestal en El Carmen de Bolívar y en Ovejas. En consecuencia, la Fundación recibió en donación 6.550 has que pertenecían al Grupo Argos. En 600 de esas 6.550 has hay teca sembrada entre el 2010 y el 2012. 

Hay que anotar que de las 6.550 has recibidas hoy hay cerca de 2.000 has en procesos de restitución, algunas pocas de ellas tienen teca sembrada.  Y de esas 2.000 has en restitución, 200 ya tiene fallo a favor de los reclamantes, algunos de los cuales hoy nos acompañan. 

Por otra parte, de estas 6.550 has hay un poco más de 1.000 que constituyen zonas de reserva y rondas de arroyos y cuerpos de agua así como zonas de pendiente que no permiten desarrollos productivos sostenibles. En 200 de esas 1.000  has que no son productivas se instalará un parque ambiental temático llamado Bosques de Paz, pionero en el país, liderado por la Presidencia de la República, el Ministerio de Medio Ambiente y la Gobernación de Bolívar. 

Entrando en el detalle de las inversiones que hemos realizado, en estos dos años para la construcción de reservorios y los arreglos de algunas vías de acceso a las fincas, hemos invertido cerca de $750 millones. 

Los desarrollos productivos son parte fundamental de nuestra misión. En tierras de la Fundación hay 186 familias que trabajan mediante contratos de comodato. La mayoría de estas familias producen miel en 15 apiarios comunitarios con cerca de 600 colmenas en producción. En la actividad apícola hemos invertido $350 millones. Hay otras familias que producen carneros para venta de carne, proyecto en el que hemos invertido $600 millones. Cada grupo tiene un área disponible para cultivos de pancoger. Todas estas familias se organizaron en una Asociación joven pero fuerte, Aspromontes de María. 

Uno de los principales desarrollos productivos en las tierras que recibimos son las 600 has de teca establecida. Su mantenimiento lo venía haciendo Tekia, la empresa de reforestación del Grupo Argos, hasta hace un año. A partir de ahí, hicimos una apuesta innovadora para la región. Apoyamos la constitución de ASOPRESCOM con trabajadores del Carmen de Bolívar y Ovejas. Hoy es una empresa prestadora de servicios de mantenimiento de la teca y otras labores de campo que ha suscrito contratos no solamente con la Fundación sino con otras empresas de la región. Tiene 25 trabajadores contratados formalmente que además son dueños de su empresa. Los contratos para el mantenimiento de la teca con ASOPRESCOM se aproximan a los $500 millones.

Dentro de los desarrollos productivos apoyados por Argos y que heredamos con mucho entusiasmo fue el grupo de productores de Negocios Inclusivos, quienes en sus propias parcelas le apostaron al largo plazo con la siembra de media hectárea de teca en promedio. Hoy hay cerca de 100 has de teca sembrada en las parcelas de 200 productores. Podemos asegurar entonces que del total de la teca sembrada en El Carmen de Bolívar, el 14% está en parcelas de campesinos. Algo innovador como modelo de inclusión.  Ellos también se han dedicado a otros cultivos que les generen ingresos a más corto plazo: sembraron 140 has de mango de hilaza que sufrieron las consecuencias del verano de los años anteriores. Se dedican también a la siembra de ajonjolí y algunos tienen contratos con Coltabaco para la siembra de tabaco rubio. Adicionalmente, 100 de ellos tiene apiarios comunitarios. Hoy todas estas familias están asociadas a ASPROACEB NI. 

Con estas familias y otras más del corregimiento de El Salado, aplicamos una metodología liderada por el Fondo Patrimonio Natural que fortalece los corredores de conservación del bosque tropical seco, en vía de extinción. En las parcelas de estas familias se hace recuperación de suelos, cosecha de agua,  producción orgánica y protección de las áreas de reserva. En todo este acompañamiento a ASPROACEB NI se invirtieron $1.000 millones durante estos dos años. 

Por otra parte, desde finales del año pasado estamos formulando proyectos productivos de mayor envergadura: iniciamos en el sector de la Esmeralda en jurisdicción de Salitral, corregimiento de Ovejas, un proyecto ambicioso que incluye la siembra de ñame diamante, batata dulce y aguacate Lorena, con miras al mercado de exportación. La cifra estimada de inversión para este proyecto es de $2.500 millones.  El segundo proyecto está diseñado para la finca Zapata donde se combinará la producción de carne de carnero con la producción de batata dulce que servirá en parte para alimentar esos carneros y la producción de ñame diamante. En Villa Dilia se está formulando un proyecto muy innovador de hortalizas que requiere mucha mano de obra, especialmente femenina. Finalmente, en la zona de El Salto se está esbozando un proyecto de siembra de cacao. Los montos estimados para estas inversiones aún se están proyectando. 

Es importante recalcar que estos últimos proyectos tienen asegurado el riego para poder tener producción todo el año, en las cantidades y calidades esperadas por los clientes, y que estarán involucrando a más de 200 familias que además de tener un empleo formal serán socios de los negocios y recibirán dividendos cuando se alcance su punto de equilibrio. 

Todo este desarrollo productivo no sería posible sin el fortalecimiento socioempresarial de estas asociaciones de manera continua y persistente, en lo cual hemos invertido más de $300 millones. Además, la Fundación tiene como política el intercambio de experiencias y giras de aprendizaje. Es así como algunos de nuestros técnicos y algunos productores han estado capacitándose y asistiendo a ferias, talleres y encuentros en Cartagena, Sincelejo, Popayán, Fusagasugá, Barrancabermeja y más recientemente en Italia y Chile.

Esto es, a grandes rasgos, lo que hemos podido avanzar en estos 24 meses, de la mano de Uds.

Para el último objetivo de la reunión, el de PROYECTAR, queremos que sean uds los que nos ayuden a hacerlo en los minutos que siguen, indicándonos en qué aspectos debemos reforzar nuestro camino, qué debemos corregir y en qué debemos perseverar. 

 

Muchas gracias."

 

 

Crecer en Paz